Como tostar café en casa

tostar café en casa

Vivir la experiencia

A los amantes del café no hay nada que nos inspire mas que el olor del café tostado. Y seguramente alguna vez os habéis preguntado como seria la experiencia de tostar vuestro propio café. Nosotros si, y por eso os explicamos como podéis hacerlo en casa. Como hemos dicho ya un millón de veces, tostar es un arte. Así que no os desaniméis si no os sale a la primera. Lo importante es pasárselo bien y aprender del proceso.

Conseguir café para tostar

Lo primero es hacernos con un poco de café verde. Si tenéis la oportunidad os aconsejamos usar café verde de poca calidad para las primeras pruebas. No queremos tirar a la basura un buen café por nuestra inexperiencia. Como es probable que lo preguntéis, podéis conseguir el café verde para tostar de un tostador local y también por Internet en webs que vendan café. No uséis el que se vende en herboristerias. Si tenéis la suerte de vivir en un país productor de café, os será mas fácil conseguir unos cuantos granos y tal vez alguien os pueda mostrar in situ como se hace! Recordad dar las gracias por ese conocimiento de primera mano.

Escoger un método de tueste

Según nuestras circunstancias podremos disponer de uno u otro método para tostar nuestro café. Podemos hacerlo en la cocina de casa, en el campo o con una máquina profesional.

En sarten: Es el método mas utilizado. En muchos orígenes los caficultores lo usan para tostar el café de consumo propio a fuego vivo en su jardín. Para los que vivimos en ciudades y no podemos hacer fuego en casa, también es una buena forma ya que lo podemos hacer en la vitrocerámica, cocina de inducción o a gas. Lo que necesitamos es una sarten, que es mejor que da dejemos solo para tostar café, para que no tenga otros olores.

Recomendamos que sea una sarten anti adherente. Lo que haremos sera poner una capa fina de café a fuego muy alto. Debemos remover constantemente para que no se queme. Es mejor hacer pocas cantidades para que los granos se tuesten por igual. Nos llevará entre 15 y 20 minutos. Y después es mejor poner los granos en una bandeja para que enfríen y poder separar los que no hayan quedado bien o se hayan quemado.

En horno: Otra forma de tostar café verde en casa es usar nuestro horno de gas o eléctrico. Esta forma de tueste nos aportara mas cuerpo, pero se perderán algunas de las notas mas brillantes y también un poco de aroma.

Lo mejor es usar una placa con agujeros para que circule mejor el aire. Podemos hacerla nosotros con una placa de horno y un taladro. Tenemos que hornear los granos durante 10 minutos, con calor arriba y abajo, a 260 grados. Para que se tuesten de forma homogénea debemos remover de vez en cuando el café. No aconsejamos usar este método con los hornos que no tienen aire, ya que no circulará tan bien.

Máquina de palomitas: Si, ademas de palomitas podemos tostar café! Solo se deben usar los modelos que soplan aire por los laterales. El aire remueve los granos haciendo que no pierdan aromas ni las notas brillantes. Ademas el aire hace que la cascarilla que se desprende del café salga a un deposito para residuos.

Lo que tenemos que hacer es poner la misma cantidad de café, que de palomitas indique el fabricante y dejar trabajar la máquina unos 4 minutos para un tueste suave y 6 para uno mas oscuro. Las palomiteras caseras no son muy cara pero si pueden romperse con facilidad, ya que no están diseñadas para tostar otra cosa que palomitas.

Tostadoras de café domésticas: Por supuesto es la opción ideal. Pero ademas de ser bastante caras, son difíciles de conseguir si no es en la red. Las tostadoras de un kilo son la mejor manera de tostar pequeñas cantidades de café de manera casi profesional. La marca mas conocida es la Gené y suele costar unos 500 euros. Por otro lado hay algunas de fabricación asiática que son más baratas pero que no están homologadas para la EU y es un riesgo comprarlas.

Etapas del tueste

Ahora que tenemos el café y hemos elegido como lo vamos a tostar, tenemos que saber que pasa al tostar café verde. Ademas de cambiar de color por los azúcares, el granos se hincha y se agrieta. Entonces se oye un ruido característico como hace una rama al quebrarse. A eso se le llama “crack”.

A los pocos minutos de cocción el agua del granos se evapora, se vuelve de colo amarillo y huele a hierba. Los granos se agrietan y se oye el primer Crack, los azucares comienzan a caramelizarse, los granos sueltan vapor y los aceites salen. A partir del primer crack se considera que el el tueste esta completo. Es decir que el grano ya no esta crudo. Pero si queremos un tueste mas oscuro continuaremos con la cocción. El grano se va volviendo cada vez mas oscuro y se expande.

Entonces deberemos oír un segundo crack mas ligero. Este es el momento justo para apartar los granos del calor. Ya que si seguimos tostando, perderemos casi todos los aromas en favor del olor a tostado propiamente dicho. Y si nos pasamos, se quemarán los granos de manera irremediable. Lo mejor es practicar y apuntar los tiempos y temperaturas, así iremos ajustando los parámetros hasta obtener el tueste deseado. Ademas dependiendo de la humedad y grosor de los granos variaran el tiempo de tostado y puede que no oigamos el segundo crack si el grano suelta demasiado vapor.

Una vez acabemos de tostar debemos poner los granos en una rejilla o colador para que se enfríen rápidamente. Esto debe hacerse para cortar la cocción, ya que los granos conservan el calor residual.

Veremos que durante el tueste se ha desprendido una fina película que debemos retirar. Es muy ligera y es posible que vuele por todos lados si no la recogemos pronto. No tiene sabor así que si una poca se cuela con el café ya tostado no afectará a la taza. Otra precaución con la que debemos tener es de contar son un extractor ya que el tueste suelta humo y no queremos disparar las alarmas. Es mejor estar en un lugar ventilado

Por ultimo debemos saber que el granos deben reposar por lo menos 24-48 horas para desarrollar los aromas y sabores característicos y soltar el CO2. Podemos guardarlo en un lugar seco y alejado de la luz directa. Lo ideal es tener bolsas con válvulas, pero también podemos conseguir tápers con válvula en la tapa que no sean trasparentes. Y con todo esto ya podéis tostar vuestro café en casa. Si lo probáis contadnos como os fue!


Acerca de Noelia Granado

De foodie inexperta y curiosa a blogger y entusiasta de la cultura del café. Yo aprendo para comunicar a los demás todo lo que puedo sobre esta industria, que aunque millonaria mueve algo mas que dinero. Amante de la vida y del café.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *