El trabajo infantil y el café 5

trabajo infantil

Cuando el café sabe amargo

Las redes sociales se han convertido en un reflejo de la sociedad. Y no siempre lo que muestran es bonito. No pocas veces hemos visto fotos en las que vemos niños cortando café, o llevando grandes cestas llenas de frutos recién recogidos. Y muchas veces van acompañadas de frases como “Aprender a valorar el trabajo” o “Yo también cortaba café de niño y no me he muerto“. Entonces se abre un debate en los comentarios. Que si están explotando a los niños, que si están a prendiendo a valorar las cosas, etc.

Es un tema delicado, pero por desgracia el trabajo infantil esta muy presente en muchos países y la mayoría trabajan el la agricultura. Pero antes de juzgar, debemos saber un poco mas del tema. Ya que no esta bien opinar sin conocimiento de causa.

Que se considera como trabajo infantil?

Debemos tener en cuenta que no todos los trabajos que realizan los niños deben eliminarse. Por ejemplo no está mal visto ni se considera como trabajo infantil, que los niños ayuden en casa o en el comercio familiar, fuera del horario escolar o en vacaciones. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), estos trabajos no solo son beneficiosos para el desarrollo de los niños, sino que aprenden valores que le ayudaran a ser miembros productivos de la sociedad cuando crezcan.

Pero cuando hablamos de actividades que son peligrosas para su salud, tanto física o emocional y que los privan de sus derechos como niños, entonces hablamos de trabajo infantil. La OIT lo define como:

  • Es peligroso y prejudicial para el bienestar físico, mental o moral del niño;

  • Interfiere con su escolarización puesto que:

  • Les priva de la posibilidad de asistir a clases;

  • Les obliga a abandonar la escuela de forma prematura, o

  • Les exige combinar el estudio con un trabajo pesado y que insume mucho tiempo.

Las peores formas de trabajo infantil son la esclavitud, el trabajo para pagar deudas de sus padres, lo que supone que se separe a los niños de sus familias, el reclutamiento para niños soldados y la trata de niños. Pero sin llegar a estos extremos, casi el 60% de los niños de entre 5-17 años que trabajan lo hacen en la agricultura y aquí entra el cultivo de café y otras actividades que se puedan realizar en las fincas. Según el Informa mundial sobre el trabajo infantil, en 2015 unos 168 millones de niños seguían siendo víctimas del trabajo infantil, de los cuales aun existen en América Latina y el Caribe unos 5.7 millones de niños que trabajan.

El trabajo infantil y el café

Por supuesto el café no están exento de esta problemática. En países de Asía y África es difícil tener cifras fiables, y aunque en América latina si hay datos, estos no son reconocidos por algunos gobiernos que simplemente niegan el problema. Según la ONG Plan internacional en Honduras en 2012 había 20.000 niños de 6-17 años trabajando por un par de dolares por dos kilos de café en jornadas de ocho horas. Las condiciones de vida que llevan los niños no son para nada saludables ni ayudan a su desarrollo, así lo demuestra el Estudio de condiciones y medio ambiente del trabajo infantil en la agricultura: café, Costa Rica, fácilmente extrapolable a otros países.

Por otro lado son muchos los dueños de fincas que afirman que los niños solo están en la zona para llevarle el almuerzo a sus padres o que solo recogen café cuando no van a la escuela. Y sabemos que muchos dicen la verdad, pero también que muchos simplemente se aprovechan de la necesidad de las familias pobres que no ven otra posibilidad para darles de comer a sus hijos que ponerlos a trabajar.

Estrategias para evitar el trabajo infantil

Debemos ser conscientes que este problema existe y si bien, gracias al trabajo de las ONGs ha disminuido en los últimos años, aun hace falta mucho trabajo para evitar que los niños se vean expuestos a los peligros de trabajar sin protección. Todos los trabajos tienen riesgo, y si muchos caficultores ven reducida su esperanza de vida por las duras condiciones de su trabajo, la injerencia en la vida de los pequeños puede ser fatal.

Según Unicef las estrategias a seguir para erradicar el trabajo infantil consisten en:

  1. Reducción drástica de la pobreza.

  2. Acceso a una educación de calidad y pertinente.

  3. Dar empleo de calidad a los adultos responsables de los niños y de las niñas.

  4. Acabar con las normas sociales que legitiman el trabajo infantil.

Es sencillo de entender, si los padres de los niños tienen un trabajo decente, no deberán mandar a trabajar a sus hijos. Y si los pequeños reciben una buen educación podrán realizar trabajos dignos cuando crezcan. Muy fácil de decir, pero muy difícil de hacer. Sabemos que la situación actual es muy complicada.

Lo que si esta en nuestra mano, es no fomentar este tipo de conductas. Dejar de ver el trabajo infantil como normal y socialmente aceptado, es un paso que podemos dar todos. Una manera de ayudar a acabar con esta situación es apoyar a los caficultores que se esfuerzan por dar empleo digno y hacer las cosas bien, comprando sus productos.

Por otro lado las ONGs que trabajan para lograr que las familias puedan salir del circulo de pobreza, agradecerán cualquier ayuda que podamos darles. Ademas de no dejar de denunciar a los empleadores que explotan a sus trabajadores, incluidos los niños.

Y por supuesto, no hacer que nuestros comentarios en nuestras redes sociales den a entender que estamos a favor de estas prácticas. Es muy importante que sepamos diferenciar entre, que los niños aprendan el valor del trabajo y la explotación infantil.

*Podéis consultar mas información en los links.

** Fotografía REUTERS


Acerca de Noelia Granado

De foodie inexperta y curiosa a blogger y entusiasta de la cultura del café. Yo aprendo para comunicar a los demás todo lo que puedo sobre esta industria, que aunque millonaria mueve algo mas que dinero. Amante de la vida y del café.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 ideas sobre “El trabajo infantil y el café

  • Alexander

    Es sencillo para los países compradores (que es de donde son originarias esas ONG’s) emitir opiniones llevándose de encuentro la cultura de los paises productores. No se debe permitir el trabajo forzado, pero si me tocara elegir entre un niño en los cafetales o un niño en maras, no voy a dudar un momento en defender la presencia de niños en las fincas, acompañando y hasta apoyando a los padres. Si por lo menos los beneficios económicos de la industria llegaran a los productores, se podrían dar mejores condiciones no sólo para las familias productoras, sino también para los trabajadores y sus hijos que pueden optar a una de las escazas oportunidades de tener un ingreso honrado en estos paises pobres.

    • Noelia Granado Autor

      Por eso la importancia de apoyar desde los mismos países productores a la gente que lo esta haciendo bien. Dándole la oportunidad de salir a mejores mercados para que puedan dar mejores oportunidades a sus trabajadores. Las ONG’s vienen de donde hay dinero. Aquí en España también trabajan y también hay trabajo infantil encubierto. Lo que intentamos es darle visibilidad al problema, en nuestro ámbito. Los gobiernos deberían encargarse, pero como no, hay que intentar apoyar a quienes intentan hacer algo. Si tienes al lado un productor que esta intentado que los hijos de sus trabajadores puedan tener su educación y sus horas de juego, aunque AYUDEN a sus padres, compra su café. Y no digo que este mal que ayuden, una cosa es ayudar la otra trabajar igual un adulto. Hay una gran diferencia.

  • Hugo A. Davila Ortega

    Nosotros las personas mayores y que trabajamos desde niños sin afectar nuestra educación sumado a la situación actual de niños educados de otra forma y que no trabajan pero que tienen un comportamiento no bueno en las relaciones con otros niños y adultos incluyendo sus padres y demás familiares nos da base para cuestionar este modelo.
    Si es cuestionable y debe de ser penalizado padres que explotan a sus hijos para holgazanear o para sustentar vicios.
    Ademas no entiendo, si me es permitido que mi hijo trabaje en la casa en apoyo porque no debe de ser correcto que las familia se traslade en tiempos de cosecha de café u otra actividad económica, con el apoyo de los niños ganar dinero para las necesidades de la familia?, claro hablo no de niños menores de 12 años, estos en las fincas hay lugares donde quedan al cuidado de maestros y donde gratuitamente se les alimenta.

    • Noelia Granado Autor

      de nuevo repito lo que dije en el post. una cosa es que los niños aprender el valor del trabajo, ayudando en casa o ayudando a sus padres fuera del horario del colegio o en vacaciones, la otra es que hagan jornadas laborales de adulto, sin ninguna protección y sin poder recibir una educación, ni jugar como niños. Es muy diferente poner la mesa y recoger los juguetes a cortar café mas de ocho horas al día por unas monedas. Y no he querido hablar de la cantidad de violaciones que se producen estos ámbitos. Si bien la edad para trabajar varia en los diferentes países, no suele bajar por ley de los 15 años. Y por buenas razones. Este post abarca mas que américa latina. Hay países como la Vietnam donde los niños trabajan desde que pueden caminar… Es muy triste que ni los gobiernos y ni los mismos trabajadores reconozcan el problema. Y si hay gente que se preocupa, y si, hay fincas que proporcionan escuelas o lugares donde se reorganiza el curso para que los niños puedan asistir. Pero eso no para en todos los lugares. No hablamos de recoger café por diversión, hablamos de que si el niño no trabaja, la familia lo abandona a su suerte y es muy triste que nadie quiera ver lo que pasa.