La curiosa historia del Capuccino 4

capuccino

El desayuno por excelencia

Estamos seguros que si pruebas un capuccino ya no pedirás un café con leche. La diferencia es muy grande, tanto a la vista como en el sabor. Primero porque la emulsión correcta de la leche despertará los azúcares de ésta haciéndola dulce y suave. Segundo porque la textura que proporciona la crema, elástica y sin burbujas es realmente agradable. Y tercero porque es la combinación perfecta con el mejor espresso.

El capuccino moderno esta compuesto por un 1/3 de café espresso 1/3 de leche y un 1/3 de la emulsión de la leche. Un buen barista nos preparará un capuccino con la leche a menos de 70 grados para no quemarla, junto con un espresso perfecto. Ya os enseñamos como hacer correctamente la emulsión, hoy os hablaremos un poco mas de su historia.

El origen del nombre

Seguro que al oír la palabra “capuccino” nos viene a la cabeza 2 cosas. La primera que es una palabra italiana y los segundo que nos recuerdan a los monjes capuchinos. Y es lo mas probable que de ésta orden saliera el nombre. Viene de la palabra “capuccio” que significa capucha.

Los monjes capuchinos pertenecían a la orden franciscana. Pero comenzaron un movimiento reformista que instaba a volver a los valores iniciales de la orden de llevar una vida modesta y trabajar duro. Su hábito era de color marrón y llevaba una gran capucha. Llevaban barba y vestían toscamente, por eso al verlos pasar los niños gritaban: “scappuccini”, que significa sin capucha pero que pasó a ser sinónimo de ermitaño. En 1535 estos monjes lograron que se los reconociera como la orden de los capuchinos. Pero en esa época no había máquinas espresso, así que de donde viene la bebida?

El uso del nombre capuccino

En Italia se comenzó a usar el nombre capuccino para la bebida que conocemos hoy en 1930, pero su uso es mas antiguo. La primera vez que se tiene constancia de esta palabra no está en italiano sino en alemán, “kapuziner”.

Se cree que el nombre se lo dio el monje capuchino Marco d’Aviano, confidente del Emperador de Austria Leopoldo I en 1683 después de una batalla. Otros afirman que la misma orden inventó el nombre. Pero lo cierto es que el primer local para tomar café en Viena nació sobre esa época, si bien no se utilizo el nombre “kapuziner” hasta mas adelante.

Por supuesto no nos referimos a la bebida moderna ya que no existían las maquinas para preparar café espresso. Pero sin hay registro de una receta de “kapuzinercaffe” (Café capuchino) de 1790 que consistía en hervir el café y añadirle azúcar, crema y especies para después volverlo a hervir. Después se agregan yemas y claras de huevo batidas.

Poco a poco las cafeterías de Viena fueron evolucionando y junto con ella el nombre de las cosas. A partir del siglo XIX, el término capuccino se utilizo para referirse a café con un poco de leche. Durante el siglo XX los italianos perfeccionaron el arte de preparar esta bebida hasta lo que conocemos hoy. Así que aunque el nombre se lo pusieran en Alemán el capuccino moderno es netamente italiano.

Aunque el capuccino se popularizó por todo el mundo y luego el arte del latte llegó para darle todavía mas esplendor, en Italia solo se toma antes de las 10:30 de la mañana. Claro que en el resto del mundo lo tomamos a cualquier hora del día. Personalmente nos gusta el capuccino sin canela ni chocolate, pero también es una opción en muchos lugares. Y a vosotros como y cuando os gusta tomar un rico y cremoso capuccino?


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 ideas sobre “La curiosa historia del Capuccino