La mujer en el mundo del café

mujer trabajadora café

Buscando la igualdad

El pasado 8 de marzo se celebró el día internacional de la mujer. Todos los medios de comunicación se volcaron a ello, felicitando a las mujeres y mostrando cifras de las mejoras en materia de igualdad que se han conseguido. Y aunque es un poco triste tener que dedicar un día a recordar que aun debemos luchar por nuestros derechos, nosotros hemos querido destacar la labor de la mujer en el mundo del café.

Las mujeres en la cadena del café

Cuando hablamos de café, debemos comenzar por el principio. Cada vez son mas las mujeres que son el único sustento para sus familias. Mujeres emprendedoras que no se quedan esperando como damiselas en apuros. Ellas deciden tomar las riendas de su vida trabajando para si mismas y para los suyos. Algunas han heredado pequeñas fincas y se han puesto manos a la obra para sacarlas adelante. Otras siguen con la tradición familiar de recoger café o han visto en este trabajo una manera de dar de comer a sus familias.

Sea como sea, muchas han decidido aprender a llevar una empresa y a gestionar sus negocios para no depender de nadie. Y se han dado cuenta que son igual de capaces que los hombres. Ellas son un ejemplo para sus familias y tienen que estar muy orgullosas de la labor que desempeñan. Algunas organizaciones ayudan a estas valientes mujeres a formarse y a vender sus productos a precios justos. Si tenéis la oportunidad no dudéis de comprar café a estas pequeñas empresas de caficultoras que son la base de ésta industria.

Por supuesto cada vez hay mas mujer con estudios superiores que han llegado a gestionar grandes empresas y que han logrado, con muchos sacrificios, puestos de responsabilidad en el sector. Por otro lado, cada vez hay mas mujeres baristas. Es decir no solo camareras que preparan café, sino especialistas en café formadas y con gran pasión por su trabajo. Y aunque hasta en los campeonatos nacionales y del mundo cada vez se ven mas mujeres, aun somos un número bastante bajo.

Las dificultades

La brecha mas grande en las comunidades pobres es la falta de educación de las niñas. En países de África y Asia se prima la educación para el hijo varón dejando a las niñas de lado. En muchos países los padres deben decidir a cual de sus hijos darán educación ya que no pueden pagar la de todos. Normalmente es el niño el que logra alcanzar el colegio y las pequeñas se quedan en casa para ayudar a su madre hasta que tengan edad de trabajar. Por eso es de vital importancia que se apoyen proyectos que brinden la posibilidad de que las niñas, las mujeres del futuro, puedan recibir educación.

Otro gran problema es la discriminación de género. A pesar de que haya leyes en contra, el machismo sigue presente en la sociedad, de modo que son muchos los empresarios que no contratan mujeres ya que las consideran débiles y poco cualificadas. Ademas esta la cuestión de los hijos. Son muchas las empresas que preguntan a sus futuras empleadas si tienen hijos pequeños o piensan quedarse embarazadas pronto, en sus entrevistas de trabajo. Es muy injusto que ser mujer o no influya en un proceso de selección.

Por ultimo y si la mujer a tenido la suerte de estudiar y de encontrar un trabajo sigue teniendo dos grandes problemas. El primero es la diferencia salarial con respecto al los trabajadores masculinos. Y aunque ya hay muchas mujeres que llegan a ser directivas o gerentes y cobran lo mismo que los hombres, en los puestos mas bajos no suele ser así.

El segundo gran problema es la conciliación familiar. Porque hoy en día es muy difícil ser madre y ser mujer trabajadora. Muchos jefes ven muy mal que la mujer se ausente porque su hijo se a enfermado. Y son muy pocas las empresas que son flexibles con los horarios de las madres con niños pequeños. Y la hostelería es una industria que se caracteriza por horarios horribles y jornadas extenuantes. Así que es aun peor.

Camino a la igualdad

A pesar de que en España el 51% de los trabajadores de la hostelería son mujeres queda mucho camino por recorrer. Aun son muchas las que no pasan de camareras en trabajos temporales o que no pueden acceder a puestos de responsabilidad por no contar con los estudios adecuados.

Se hace patente la necesidad de apoyar a las mujeres emprendedoras que intentan sacar adelante una finca cafetera, un tostador de café o una cafetería ya que son campos donde la presencia masculina es predominante. Hace falta mejorar el acceso a la educación de las niñas y mujeres jóvenes para que tengan las herramientas necesarias para competir en cualquier ámbito laboral .Y ayudar a sus familias y a sus comunidades a salir del círculo de pobreza.

Es necesario que las mujeres puedan ganar lo mismo que los hombres para que sean independientes económicamente. Y también mejorar las condiciones de trabajo para que no tengan que escoger entre su carrera o su familia. Aun queda mucho por hacer. Pero todos podemos poner nuestro granito de arena. Ya sea comprando café de mujeres, apoyando a las asociaciones que las ayudan, contratándolas, dando soporte a sus iniciativas y dándoles ánimo para seguir adelante por duro que sea el camino. Para que cada vez estemos un poco mas cerca de dejar de celebrar el día de la mujer y lo dediquemos a conmemorar la igualdad y no a pedirla.


Acerca de Noelia Granado

De foodie inexperta y curiosa a blogger y entusiasta de la cultura del café. Yo aprendo para comunicar a los demás todo lo que puedo sobre esta industria, que aunque millonaria mueve algo mas que dinero. Amante de la vida y del café.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *